Agradecimientos


Un especial agradecimiento a Emilie Chaboud por sus acertados consejos, sugerencias y varias correcciones que permitieron que el proyecto sea lo que es hoy.

A Cécile Maugère quien aceptó revisar los textos en francés. Y también respondió las dudas del autor.

A Jill Scherneck que, gracias a su experiencia como artista y gran amabilidad, contribuyó nuevas y necesarias ideas para el proyecto.

A mis padres, Alicia y José (Giuseppe) que siempre están ahí para escuchar.

A Raphaël Proust, el mago de los códigos, gracias a quien el sitio de internet de Rayuela pudo ser una realidad virtual.

A Alessandro Valera, Gülsah van den Heuvel-Cebe, Masaya Llavaneras Blanco, Andras Rozmer, Samara Chadwick, Besa Shahini, Vlatko Ilic, Ragnhild Johansen que apoyaron al proyecto desde un principio.

A los que aceptaron jugar :